“La Universidad Europea me ha proporcionado todos los recursos para seguir haciendo lo que más me gusta, ayudar a los demás”

Responsabilidad Social

La estudiante de la Universidad Europea Katherine Payge relata su experiencia de voluntariado en un centro de recuperación para personas con discapacidad mediante caballos como herramienta terapéutica

14 Feb 2018


La Universidad Europea, en el marco de integración y promoción de la misión Here For Good, mantiene un firme compromiso, junto con el resto de instituciones que integran Laureate International Universities, de alcanzar un compromiso social a través de la educación, con el talento de nuestra Comunidad Universitaria y con el impacto positivo que éste genera en la sociedad. A través del voluntariado, estudiantes como Katherine Payge viven una experiencia transformadora, desarrollando una conciencia ética y de  responsabilidad social individual que les convierte en profesionales más completos impactando positivamente en la sociedad.

“En mi caso, desde muy pequeña he tenido la necesidad de ayudar a los demás, con colectivos relacionados con la orfandad, maltrato y discapacidad. Dedicar mi tiempo, mis conocimientos, pasión, entrega, es una parte intrínseca de mí, explica la estudiante de la Universidad Europea. Katherine Payge destaca que “gracias a la orientación de Alberto Albarrán, técnico de Comunicación de la Universidad Europea, y a los recursos que ofrece la propia Universidad, pude encontrar una actividad cerca de mi pueblo relacionado con niños discapacitados y caballos, un tema que siempre me ha apasionado”. De esta manera, Payge participó como voluntaria de la Universidad Europea en Equinoterapia Alecliba, un centro de recuperación que, gracias a los caballos como herramienta terapéutica, ayudan a personas con Autismo, Síndrome de Down, trastorno de desarrollo, fibromialgia, etc.

“Para llevar a cabo esta labor, es necesario y fundamental, el apoyo de los voluntarios, encargados de llevar y dirigir al caballo” recuerda Payge. La experiencia ha sido tan fructífera para Payge que actualmente forma parte del centro, “gracias a Alecliba estoy viviendo una de las mejores y más increíbles experiencias que he podido vivir a lo largo de mis 28 años”, añade Katherine. Asimismo, Payge agradece que “como voluntaria he conseguido reforzar competencias como la empatía, optimismo, entusiasmo, trabajo en equipo y resolver problemas, así como desarrollar nuevas competencias como liderazgo, diplomacia y ‘saber estar”. Para Katherine, “lo mejor de esta experiencia no sólo ha sido mi relación con los caballos, sino la satisfacción personal cada vez que veo a cada niño progresar en cada terapia”. Payge anima a todos los estudiantes a “identificar qué tipo de voluntariado les gustaría, elegir el tiempo que querrían invertir y forma parte de la historia, haciendo historia en la vida de cada uno de ellos.