En los Showing Film Awards

Estudiante del CFGS en Realización de Proyectos Audiovisuales y Espectáculos

La UE al día, Emprendimiento, Carreras profesionales y empleabilidad, Alumni, International Experiences, Business, Jurídico, Deporte, Health, Arquitectura y Diseño, Ingeniería, Responsabilidad Social, Clubes, Comunicación, Investigación

Álvaro Sanz, estudiante del CFGS en Realización de Proyectos Audiovisuales y Espectáculos, nos cuenta su experiencia como finalista en este concurso internacional

10 May 2017


Eventos

Ver eventos

Los impulsos que recorren tu cuerpo durante ese instante son indescriptibles, tu cabeza se acelera, notas como la adrenalina recorre tus venas y tan sólo te limitas a pensar que hay cosas que sólo ocurren una vez en la vida.

Sin duda, jamás pensé que escribiría una historia que pudiese tocar de esta forma a las personas, nunca hubiese imaginado que alguien podría valorar uno de mis trabajos.

Un jueves sin más, tras acabar la última clase de televisión con el mayor estrés posible, volvía a casa en autobús y de pronto tuve la necesidad de contar todo aquello que llevaba dentro. Saqué el móvil del bolsillo, abrí el bloc de notas y escribí “BOHEMIO”. Y así comenzó lo que sería mi pequeña aventura.

 

 

Tras escribirlo, tuve la necesidad de que quería contar esta historia y decidí hacerlo mediante el cine. La verdad es que hoy en día es difícil encontrar motivación y tiempo para poder realizar un proyecto de estas dimensiones, pero una de las mejores excusas que tiene un alumno de realización o de comunicación audiovisual, es colarlo como un proyecto de clase, y aproveché para presentarlo como trabajo final de las asignaturas de cine, video y montaje.

Tuve la suerte de contar con el actor de teatro Daniel Jumillas, al que tras ir a verle actuar en “Una y Otro”, era la única persona que se me venía a la cabeza para poder interpretar a aquel personaje que vagaba en mi cabeza. Tras contactar con él y enseñarle mis trabajos y el guión, decidió ayudarme.

Sin duda, todos pensamos (y más a mi edad, que acababa de cumplir los 19 años) que para realizar un proyecto se necesita mucho y buen material, buenos contactos y mucha suerte; pero a pesar de que esto sea cierto, no son determinantes y eso fue lo que quise demostrar. Una cámara de fotos, un trípode, una grabadora de audio y un foco es todo lo que necesité para realizar el cortometraje, además de poder contar con la ayuda de mis amigos para rodar, dejarme la habitación, unas sábanas para la cama y algún detallito más al que no daríamos importancia pero es fundamental.

Tras rodarlo (en tan sólo 7h) , tenía la certeza de que había hecho algo maravilloso, y pude liberar toda la tensión que había generado en esas tres semanas durante el periodo de preproducción. Durante la siguiente semana lo editamos y lo presentamos en clase y recibimos una buena calificación aunque no sobresaliente. Quedé muy satisfecho con el resultado, aunque con ganas de darle un toque en postproducción que por temas de tiempo no pudimos darle antes de la entrega.

Volví a rehacer el proyecto y lo guardé hasta ver algún rincón donde pudiese encajar.

Tenía muchas ganas de subir mi trabajo a internet, pero mis padres insistieron en que debía presentarlo a un concurso. Y por casualidad encontré Showing Flim Awards. El tema de las bases tenía que ver con mi proyecto y lo presenté en febrero de 2017. Y el pasado 24 de abril de 2017 he podido asistir a una gala, en la que han participado cientos de jóvenes con ilusión y talento, y yo estoy entre ellos. Un proyecto que podría haber sido sin más hace casi un año y que tras una merecida espera, hoy puedo disfrutar de este momento.

Durante la semana de votación popular, mi cortometraje llegó en dos días a 2500 visitas, 2500 personas que en dos días han visto algo que un día apareció en mi cabeza sin más, y es una pasada.

Puede que no ganase un premio económico, pero sólo en este tipo de eventos te das cuenta de todas las personas que te apoyan y te acompañan, de las ganas que tienes de seguir creciendo y haciendo cosas, y sobre todo, de que se puede seguir soñando con los pies en la tierra.

Sin duda esto es el comienzo, y como este habrá muchos más. Con esto, sólo quiero decir a todos esos jóvenes que tienen talento y ganas, que cojan una cámara y graben cosas, y para eso no hace falta ni salir de casa, porque tu casa puede ser aquello que tú quieras que sea. Soñar es muy bonito, pero si sueñas y lo haces realidad, es todavía mejor. ¿Y si fracasas? No te preocupes, porque para tener éxito tendrás que hacerlo en reiteradas ocasiones, pero nunca olvides qué es lo que quieres y por qué lo quieres.