Alfonso García: “Disfruto cada día del deporte y la educación. Me dedico a ello 100% y me hace feliz”

Alumni del Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Emprendimiento, Alumni, Deporte

García compagina su labor de entrenador en la selección española de patinaje sobre hielo con la docencia en Educación física

8 Feb 2017


Eventos

Ver eventos

Alfonso García Muñoz es antiguo estudiante de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Durante su trayectoria profesional, ha adquirido experiencia en diversas disciplinas del deporte. En la actualidad, entrena a los integrantes de la selección de patinaje sobre hielo y es profesor de Educación física en un colegio madrileño. Gracias a su trabajo, ha logrado llevar a todos los patinadores al pódium en la categoría Novice, además de un 2º puesto en la categoría Junior y un 2º en la categoría senior. También ha trabajado junto a Javier Raya, uno de los grandes patinadores europeos que entrena en Canada junto al también español Javier Fernández, el patinador más prestigioso del momento.

 

¿Cómo surgió esta posibilidad?

A través del club de la Nevera, por mediación de un contacto. Desde 2014, trabajo en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid con patinadores integrantes del equipo nacional. Anteriormente, trabajé como preparador físico de fútbol con Pablo Franco (entrenador entre otros del Getafe CF 1º División en el año 2015). En estos momentos también evalúo las manifestaciones de la fuerza a deportistas de primer nivel –que compiten en  mundiales, europeos u olimpiadas- de diversas disciplinas deportivas como pádel, fútbol, lucha olímpica, baloncesto, judo, natación o atletismo.

¿Qué conocimientos adquiridos durante tus estudios has podido poner en práctica?

Gracias a la formación recibida, he podido dedicarme no solo a una disciplina como el fútbol, que era mi primera opción, sino que me ha permitido dedicarme a otras disciplinas que no me había planteado en mis inicios.

¿Alguna vez te imaginaste ahí, donde estás hoy? ¿Haciendo lo que estás haciendo ahora mismo?

Mis expectativas y mis exigencias personales son siempre altas. Quizá me esperaba estar en otro lugar, o mejor dicho, había imaginado otro lugar, pero creo que donde estoy es un lugar increíble. Todo tiene un camino y, en mi caso, ya tengo una edad y responsabilidades personales (hija de 2 años y medio) y laborales. Mi trabajo principal es el de profesor de Educación Física en el International Montessori School de Madrid e invierto mucho tiempo que no tengo para otros proyectos que tuve que abandonar de alguna manera.

¿Qué ha significado personalmente para ti?

Esto es mi vida, y lo ha sido siempre. Desciendo de una familia entregada al deporte y a la educación por lo que disfruto cada día. Un trabajo que me permite aprender, estudiar o analizar sin prisas. Me dedico 100% a ello y me hace feliz. Me encanta cuando veo a una niña de 10 años iniciar su carrera deportiva o ser testigo de los éxitos que otros patinadores o deportistas pueden alcanzar como el caso de Javier Fernández.

¿Qué recuerdos guardas de la Universidad Europea? ¿Con qué te quedas de toda esta experiencia?

Mis recuerdos siempre son muy positivos. Lo recuerdo como una etapa de mi vida llena de ilusión y felicidad. También fue sufrida porque compaginaba la docencia con las clases en la Universidad Europea y, con 29 años que tenía por aquel entonces, ese esfuerzo trabajando con niños es grande, pero no me arrepiento para nada. Ese esfuerzo me cambió todo y ahora me brinda experiencias que jamás hubiera vivido.

Me quedo prácticamente con todo, bueno o malo, porque de todo aprendí. Sería engañoso decir que todo fue un camino de rosas pero mentiría, Mi ética no me lo permite. Fue una etapa dura pero de todo saqué algo positivo que me ayudó a crecer como persona. Quizá mi mejor recuerdo sean las personas con las que pude coincidir, tanto compañeros como profesores y personal de la universidad.

¿Qué consejo darías a los estudiantes actuales?

Que vayan a la universidad aprender de verdad, no ha satisfacer su ego personal con un título. El día de mañana, van a ser muy importantes para la sociedad. Tratarán a personas con problemas de salud, con niños o con deportistas de bajo, medio o alto nivel. La satisfacción de ver sus progresos es enorme, pero sólo se consigue con conocimientos y experiencia.  Les diría que aprovechen cada clase de sus profesores, que no les critiquen porque para ser profesor de universidad hay que trabajar muchísimo y conlleva un compromiso y esfuerzo muy grande. Por último, que se esfuerce mucho porque sin eso, serán uno más y no únicos.

Cuéntanos cómo es tu día a día y trabajar con grandes figuras del deporte español

Durante el día asisto al International Montessori School impartiendo clase de Educación física. En mis horas libres, aprovecho para leer artículos científicos, preparar entrenamientos y organizar tareas. Después, durante algunos días, tengo entrenamientos personales con personas que no son deportistas de alto nivel y también acudo al centro de alto rendimiento para entrenar con el equipo de patinaje.

En el CAR entrenan muchos deportistas y técnicos de equipos nacionales de varias disciplinas. Hablar con ellos de sus entrenamientos o puntos de vista es impresionante. Trabajar con deportistas de alto nivel es una suerte y un privilegio pero la normalización es quizá mi mayor éxito. Son personas superdotadas motrizmente en sus disciplinas. Hay que trabajar muy duro, leer mucho, probar, equivocarte, aprender y sobre todo disfrutar para ofrecerles un asesoramiento que les haga evolucionar.

¿Qué supone estar tan cerca de una de las grandes figuras como Javier Fernández?

No sé cuál es el adjetivo adecuado, no puedo describirlo, pero con lo mismo que supone ver a Valentina Matos que, con  sus 16 años, ha conseguido ganar el campeonato de España senior y competir en un Europeo senior. Matos lleva 2 años y medio trabajando conmigo, es todo un orgullo para mí. Javier es una persona increíble y poder compartir con él algún rato ha sido alucinante, al igual que con el resto. Sean futbolistas, luchadores o atletas que luchan por sus objetivos, para mí es todo un honor acompañarles. Definitivamente, un trabajo que me reporta felicidad.