Estudiantes de Ingeniería Industrial asesoran a mujeres empresarias refugiadas en el Líbano

Ingeniería, Responsabilidad Social

Con la colaboración de la ONG Tatreez, los estudiantes de la asignatura de Organización de Empresas y Sistemas de Producción Industriales han analizado la situación y los problemas para mejorar la cooperativa textil liderada por mujeres refugiadas

2 Ago 2017


Eventos

Ver eventos

Los estudiantes de la asignatura de Organización de Empresas y Sistemas de Producción Industriales, de 2º Grado en Ingeniería Industrial, han realizado una actividad de simulación real y solidaria que contribuye a su formación profesional y, al mismo tiempo, han generado un impacto social en aquellos entornos que más lo necesitan.

Con el objetivo de acercar situaciones reales de la vida profesional, varios profesores del departamento de Ingeniería Industrial, en colaboración con la ONG Tatreez, han animado a los estudiantes a diseñar un diagrama de procesos y múltiples ideas de mejora para respaldar la continuidad y el éxito de un proyecto solidario. Tatreez desarrolla un proyecto en varios campos de refugiados palestinos en el Líbano, concretamente en los emplazamientos de Ein El Hiweh, Nahr El Bared y Burj Shemali, para proporcionar algo de independencia económica a las mujeres.

Para ello, los estudiantes analizaron la situación y los problemas que la cooperativa, liderada por varias mujeres refugiadas, habían identificado en la elaboración del punto de cruz típico palestino con el que bordan trabajos de artesanía y costura para su venta en zocos, ferias locales e Internet. Las empresarias sufren ciertas dificultades, tanto en la calidad del proceso productivo artesanal como en la gestión de todo el sistema y cadena de suministro, por lo que los estudiantes de la Universidad Europea, divididos en grupos de 4 y 5 han ideado un sistema ideal y qué cambios clave introducirían en el modelo existente.

Más tarde, expusieron en una mesa redonda sus ideas para configurar un modelo ideal entre todas las propuestas. Por último, contactarían por videoconferencia con responsables de la ONG para presentar sus conclusiones y preguntarles sobre el origen del proyecto y el día a día de las mujeres empresarias refugiadas. Como experiencia, los alumnos la han descrito como satisfactoria y confirman que lo aprendido en clase ha servido para esta práctica solidaria que esperan tener un seguimiento para ver dónde acaba y qué opinan las mujeres protagonistas de ello.